Un Getafe con diez no puede con un Sporting con sed de victoria