El Gobierno balear implanta un impuesto para mantener el medio ambiente