Goleada europea con sabor agridulce en Mestalla