Golpe de calor: cuando el organismo no puede refrescarse