El Granada continúa con alergia al gol