El Granada tendrá que esperar para llevarse los tres puntos en un campo maldito