Guardiola no cree que la historia se pueda cambiar con un título