Hace un año comenzó el sueño del Mundial