¿Hace falta la magia para ganar?