¿Harán lo mismo los políticos?