Himar González, con el tiempo