Hitler consumió un compuesto similar a la Viagra para no fallarle a Eva Braun