Holanda y España, a saldar una deuda histórica