Arrojar gasolina al cigarro de su pareja, el horrible modo de asesinar de un americano