Las Infantas, con la Copa