Italia y Francia se juegan los cuartos y el orgullo