Italia, el enemigo no deseado