Jack White compra por 275.000 euros la primera grabación de Elvis Presley para reeditarla