Javier Fernández, el pentacampeón más modesto