Día triste para el mundo del fútbol