Jonathan no quiere sufrir para salir a la calle