Más de la mitad de los jóvenes barceloneses aceptarían un trabajo mal pagado