El rey Juan Carlos traslada su despacho al Palacio Real