Julian Assange, desatado con la fiebre del sábado