Justin Bieber, de los vídeos caseros de YouTube a objeto de deseo musical