Kate Moss, ¿a lo Yoko Ono?