Katy Perry, más atrevida que nunca