Koné tumba a un Sporting desdibujado