Kubica, tras el segundo milagro de su vida