Una actriz porno se pone a los mandos de un avión que viajaba de Londres a Nueva York