Ladrones de zapatos: ¿delincuentes o enfermos?