Leonardo Di Caprio vive una odisea aérea antes de llegar a la Cumbre de Tigre