El Levante paga caros sus errores