Una Liga de récords y lesiones