Loeb prolonga su tiranía y Sordo acaba en el podio