Luis Bolívar, una oreja a la emoción