Madrid, capital mundial de la privacidad