Madrid se viste de rojo para recibir a los nominados a los Goya