El Molinon se rinde ante el vendaval blanco