El Mundial se gana con solidaridad