Nasty Mondays celebra sus diez años con una sesión a cargo de The Hives