Nicolas Cage, arruinado por sus lujos