Nobuko Kan, una primera dama que rompe moldes en Japón