Obama se contagia del espíritu navideño en una semana clave para el acuerdo de impuestos