Obama visita una librería de Washington como un cliente más