Ona Carbonell, en observación tras sufrir mareos en el preolímpico de Río