Ivana y su asesino confeso, su pareja, vivían cerca de Orihuela