Padilla se salva de milagro y corta una oreja en una atípica corrida de Miura