Brutal paliza entre turistas británicos en un hotel de Magaluf, en Mallorca