Pamela, endeudada por la reforma de su casa